El TJ de la Unión Europea se suma al debate sobre el registro de jornada obligatorio

El debate sobre el registro de jornada obligatorio llega a las instituciones europeas con todo a favor de la norma
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Filament.io 0 Flares ×

Las reformas legislativas son medidas ampliamente debatidas. Son variadas las cámaras y consejos que deben aprobar los textos debido a su importancia y no pocas las veces que, o bien se modifican, o bien acaban sepultadas al no haber generado el consenso necesario.

El caso de la reforma referente a la Ley sobre Registro de Jornada Laboral no es que haya sido una excepción, y tras su paso por todas las instituciones y tribunales nacionales (incluyendo el Supremo, que legitimó la norma a pesar de un primer rechazo del Constitucional, y el Congreso, que aprobó el trámite que finalmente parece que va a dar a luz en breve) suma un nuevo actor a su recorrido: el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. ¿Cuál es su postura ante el debate sobre el registro de jornada obligatorio?

Posición del Tribunal de Justicia Europeo en el debate sobre el registro de jornada obligatorio

El control y registro de jornada en España ha sumado un nuevo apoyo desde finales del pasado mes de enero para su inminente implantación. Así, el abogado general del Tribunal de Justicia de la UE, Giovanni Pitruzella, ha recomendado que, en la línea de la reforma redactada hasta ahora, se implante un sistema de cómputo de la jornada laboral efectiva, es decir, aquella que debiera coincidir con el contrato del trabajador + las horas extras en caso de producirse.

Aunque esta opinión del letrado se realiza a modo preliminar, evidencia las intenciones de la justicia europea que, de seguir la línea mostrada por Pitruzella, estaría dispuesta a corregir un supuesto fallo en contra de la ley del Tribunal Supremo que a día de hoy parece menos probable que se produzca.

Por tanto, la ley sobre el registro de jornada obligatorio a espera que se imponga totalmente en cualquier momento, parece tener cada vez más despejada su viabilidad.

Otro de los puntos que en su exposición realiza el letrado como apoyo abierto a la reforma propuesta, es que ésta va en la línea de la defensa que tanto la Carta Europea de los Derechos Fundamentales de la Unión como la directiva de ordenación del tiempo de trabajo, hace sobre aquellos empleados que no se hayan comprometido a realizar horas extraordinarias.

Labor de los sistemas de registro de jornada laboral en la obligatoriedad de los controles horarios

El propio Pitruzella señala que, a su juicio, sin la obligatoriedad de un sistema que posibilite registrar la jornada laboral en todas las empresas, sería imposible determinar con objetividad y certeza la cantidad de horas efectivamente realizadas y su distribución, al igual que no sería posible diferenciar entre horas contractuales y extraordinarias.

Por tanto, el hecho de que no existan estos controles deja al trabajador sin una defensa objetiva de sus derechos laborales que blinda la Unión Europea a través de su directiva, ya que éstos quedarían invalidados a falta de una prueba objetiva. En este caso, en forma de registros.

Pese a que pudiera concebirse toda esta defensa y aclaratoria de por qué razones se debe imponer la normativa española, como que viene de un único letrado, al ser éste representante de un alto tribunal que suele seguir la opinión de sus componentes, crece en importancia su declaración.

De esta forma, lo que suceda en España con esta ley, sentaría bases y se haría extrapolable al resto de países de la Unión. De ahí al interés de Europa por hacer seguimiento y de la importancia de unas primeras valoraciones sobre su postura.  

Futuro de la ley sobre el registro de jornada obligatorio tras la opinión de la alta cámara europea

Así, con este nuevo apoyo sobre la mesa del Gobierno, se ve aún más respaldada la posibilidad de que finalmente en un corto plazo de tiempo, se imponga la reforma de la ley sobre el registro de jornada obligatorio.

A día de hoy, el Gobierno cuenta con dos posibilidades para llevarla a cabo:

  • Mantenerla como proposición de ley: lo cual significaría seguir con los trámites ya emprendidos y que la reforma continúe por los cauces naturales hasta oficializarse, sin posibilidad de ser revocada. Pese a ser la vía “más segura” para afianzar la normativa, requeriría algo más de tiempo y un mayor concenso.
  • Presentarla como Decreto Ley: esta vía asegura la inmediata implantación, finalizando con ello todos los trámites que necesita una norma legislativa para imponerse, aunque puede ser revocada por el Tribunal Supremo si no se demuestra su carácter de urgencia.

Según se ha insinuado desde el presente ejecutivo nacional, se pretende llevar a cabo mediante la segunda vía, dado que ya superó con anterioridad el trámite del Tribunal Supremo y, en consecuencia, sería poco probable que cambiara de opinión. Tesis que sale aún más reforzada con estas nuevas declaraciones procedentes de Europa que, aunque a este momento no tenga potestad para intervenir en la implantación, sí que se considera como un órgano consultivo preferente en estas materias.

Con todo ello, cada vez parece más inminente la obligación de llevar a cabo registros de jornada laboral, que pueden ser implantados sin excepciones de una semana a otra y sin periodo de pruebas, viniendo también a solventar dos problemas actuales no de menor peso: la puntualidad y el absentismo.  ¿Está tu empresa preparada? 

Cumple con los requisitos de la normativa legal con Tamtam Basic
El TJ de la Unión Europea se suma al debate sobre el registro de jornada obligatorio
5 (100%) 2 votes