¿Es rentable un sistema de control horario para la empresa?

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Filament.io 0 Flares ×

Obligatoriedad aparte, ¿nos interesa disponer de un sistema de control horario en nuestra empresa?, ¿puede influir su uso en el balance de resultados?, ¿resulta plenamente amortizable?

Mucho se está hablando últimamente sobre las sentencias de la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo sobre la obligatoriedad de disponer de un sistema de control de presencia, pero no debemos olvidar que antes de resultar una herramienta indispensable para poder servir a Inspección de Trabajo como garantía del buen hacer de una empresa, los sistemas de control horario eran y son ante todo un elemento que beneficia (y mucho) a la productividad y, por tanto, rentabilidad de las PYMES. ¿Cómo? A continuación os detallamos los motivos por los que un sistema de registro de jornada es lo que necesitas para ver crecer tus objetivos empresariales.

 

Razones por las que un sistema de control horario resulta rentable

 

Queramos o no, todos estamos sometidos a la dictadura del reloj: realizamos jornadas medidas de ocho en ocho horas, planteamos descansos controlando que no frenen el ritmo, controlamos cuándo toca entrar y cuándo toca salir… Es como si el jefe de todo fuera el minutero y quien más tiene que decir sobre productividad.

Mediante un sistema de control y gestión horaria, no solo rompemos con esta dictadura, sino que podemos destinar menos medios y recursos a la tarea de medir las horas que se trabajan, las que no, las extras, vacaciones, turnos… teniendo repercusiones notables desde el primer día:

  • Se eliminan retrasos: al quedar registrado horario de entrada y salida no es que se obligue a llegar a las “en punto”, si no que se conciencia a la plantilla con que llegar quince minutos tarde repercute en una menor productividad.
  • Se eliminan ausencias reiteradas: un empleado perfectamente puede ausentarse por razones de fuerza mayor, pero esta circunstancia deja de ser un derecho cuando se convierte en abuso. El sistema de control no elimina ausencias justificadas, pero regula y disminuye las que no lo son.
  • Reduce horas improductivas: el sentido de desarrollar un trabajo no es “estar ocho horas en un puesto”, sino ser capaces durante las horas de trabajo de dar lo mejor de nosotros. Si esto conlleva que en vez de un descanso de 10 minutos, se tome de 20, el sistema de registro permite recuperar esos minutos cuando el empleado vea conveniente que se puedan aprovechar.
  • Automatiza la gestión de horarios: el departamento de Administración o Recursos Humanos no está para actuar de policía y juez ante el horario de los empleados. Por ello, cuanto menos tiempo y recursos tengan que dedicar a esta labor, más podrán producir y resultar útiles para otras tareas.

 

Razones por las que un sistema de control horario aumenta la competitividad

 

Flexibilidad laboral y control de horarios pueden ser perfectamente términos sinónimos. Que se registre la hora de entrada y la hora de salida no significa que se esté vigilando si un empleado cumple o no con su trabajo. Para ello están los objetivos empresariales y, en definitiva, los resultados que como empleado ofrece a la empresa.

Por esta razón, un sistema de control horario puede aumentar la competitividad y aportar beneficios notables tanto a empleador como a empleado:

  • Acaba con las malas prácticas: retrasos injustificados y no recuperados, ausencias sin que se notifiquen las causas, horas producidas de más sin que se regulen o se pongan soluciones… El registro horario permite obtener conclusiones y medidas que se traducen en resultados.
  • Aumenta la implicación: con un sistema de control de jornada, el empleado entiende que más que estar, debe cumplir, y se le da las herramientas necesarias para que pueda conversar con la empresa, cuándo y de qué forma resulta más productivo.
  • Reduce las horas de más y aprovecha las contratadas: al producir informes detallados, se puede detectar fácilmente si se están realizando excesivas horas extras y poner solución a ello aumentando la contratación, el tipo de jornada, etc.

 

La necesidad de disponer de un sistema de control horario en números

 

Todas estas razones y beneficios expuestos tienen en los números una poderosa razón de ser, y no es otra que basándonos en los siguientes datos:

  • Durante los tres primeros trimestres de 2016, Inspección de Trabajo forzó la ampliación de jornada en 1.152 contratos, al superarse el número de horas trabajadas de las contratadas.
  • Legalmente, no se deben superar las 80 horas extras anuales por empleado a jornada completa.
  • Si un empleado se retrasa 15 minutos al día, restando vacaciones suponen 300 minutos anuales que se dejan de trabajar, lo que se traduce en un total de 55 horas al año remuneradas sin trabajar.
  • Inspección de Trabajo contempla multas de 6.250 a 187.515 euros si se produce un aumento considerable de las horas extras sin que estas se reflejen en un cambio de tipo de contrato, se supere el margen legal de 80 horas extras anuales o no se abonen adecuadamente.

En definitiva, debemos comenzar a pensar en el sistema de registro de jornada no como una medida de control, sino como una herramienta que ayuda a que el tiempo dedicado al trabajo no sea más numeroso, sino más productivo. Algo que beneficia tanto a empleados, como a empresarios y, en definitiva, a que la empresa sea mucho más rentable y competitiva.

 

Contactar con TamTam Basic: sistema de control presencial

¿Es rentable un sistema de control horario para la empresa?
1.53 (30.67%) 15 votes